martes, 12 de diciembre de 2017

La Sociedad Española para el Estudio y Conservación de los Mamíferos (SECEM)

Del 6 al 9 de Diciembre se ha llevado a cabo en Guadalajara el XIII Congreso de la Sociedad Española para el Estudio y Conservación de los Mamíferos (SECEM) (https://www.xiiicongresosecem.es). Cada 2 años, y siempre coincidiendo con el puente de la Constitución, una buena parte de los chalados que trabajamos (o que simplemente disfrutamos) con este grupo de animales, nos juntamos para intercambiar experiencias, inquietudes, resultados y trabajos.

Macho de Corzo, emblema del XIII Congreso de la SECEM

A diferencia de otras reuniones similares, el congreso de la SECEM resulta especialmente agradable, con un ambiente como de reunión familiar, pero sin perder la calidad de los trabajos presentados ni el rigor en las exposiciones.
Para los que hace años desertamos de la ciencia y nos pasamos al lado oscuro de la gestión, resulta una ocasión excelente para juntarnos con los antiguos compañeros y amigos, si bien ahora en lugar de irnos de tragos, nos vamos de cena a algún sitio donde podamos tener a la prole controlada.

Una representación de los antiguos juerguistas reconvertidos.
No están todos los que son pero si son todos los que están.

Además de organizar este congreso de carácter bianual, la SECEM desarrolla otras muchas actuaciones, coordinando censos específicos (rata de agua, tejón, nutria…), publicando monografías y una revista científica, GALEMYS / Spanish Journal of Mammalogy (http://secem.es/galemys/index.php/Galemys ).
A pesar de su gran labor y profesionalidad, esta asociación es todavía modesta en cuanto a número de socios, si la comparamos con otras similares, motivo por el cual han elaborado un pequeño vídeo para darla a conocer.


Así que nada, ya tienen ustedes propósito para el nuevo año: hacerse miembro de esta estupenda asociación, merece la pena!

jueves, 30 de noviembre de 2017

Marinas con Gorka Ocio / Sea birds with Gorka Ocio

Hace algo más de un mes, una banda de pajareros Navarros y Oscenses nos embarcamos en una de las salidas a ver aves marinas que organiza el amigo Gorka Ocio. Tras haber estado mucho tiempo montado el famoso “Pride of Bilbao”, ese famoso crucero de Bilbao a Porsmuth que supuso para muchos de nosotros el primer contacto con la observación de aves y cetáceos en alta mar, ha ido un paso más allá, y se ha lanzado a montar Verballenas (http://www.verballenas.com). Esta nueva alternativa resulta muy atractiva ya que, al buen hacer de Gorka, se une el hecho de que sea una actividad orientada directamente a la observación de aves marinas y cetáceos y no una salida en barco de turismo que se aprovecha para ver animales, por lo que la ruta a seguir y los tiempos los marcan los bichos. Además, van haciendo un aporte constante de pescado y de “chun”, lo que hace que gaviotas, pardelas, págalos, alcatraces e incluso paiños se acerquen. Y por último, al ir en una embarcación relativamente pequeña, la comunicación entre los asistentes es total y las observaciones se realizan mucho más cerca, de manera que casi todo el mundo ve todo y cerca.
Como ya nos dejó claro Gorka antes de ir, para no marearse y poder disfrutar , que no sufrir, la actividad, es importantísimo no llevar el estómago vacío ni lleno de líquido, nada de dulce, mejor ir comiendo todo el rato y ante la duda, biodramina. Da igual que no nos mareemos en coche o autobús, en el barco hay que hacerle caso a Gorka y seguir al pie de la letra sus recomendaciones.





Pues bien, el caso es que a las 5 de la mañana estábamos unos cuantos en el parking del Decathlon de Pamplona repartiéndonos en coches para ir al puerto de Bermeo donde habíamos quedado para embarcar a las 8:00.
Era poco más de las 7:00 cuando llegábamos y nos encontrábamos con todos los bares cerrados. Tras un segundo de terror, conseguimos encontrar el paraíso en el bar Mariñela (C/ Lope Diaz de Haro, nº1), donde haciendo caso a Gorka, nos metimos un pincho de tortilla recién hecha pal cuerpo junto con la primera biodramina. Nada de dulce!

Bar Mariñela: el oasis

La felicidad

Tras esto embarcamos en el catamarán y nada, a ver marinas!
Salimos del puerto con algunas Gaviotas Patiamarillas / Yellow-legged Gulls (Larus michaelis) y alguna Sombría / Black-backed Gull (Larus fuscus) ya rondando el barco y pocos minutos despues vimos las primeras Parcelas Cenicientas / Croy´s shearwater (Calonectris diomedea) con el peñón de Izaro al fondo, si bien las muy pillas no se acercaron al barco, a pesar del aporte de pescado por parte de Gorka.

El amigo Gorka Ocio lanzando pescado para atraer a las aves

Poco a poco fueron apareciendo más y más pardelas, Capirotadas / Great Shearwater (Ardenna gravis), Sombrías / Sooty Shearwater (Ardenna grisea) y alguna Balear / Balearic Shearwater (Puffinus mauretanicus) y un par de Págalos Grandes / Great Skua (Stercorarius skua) haciéndonos disfrutar como zoquetes.

Pardela Sombría

Pardela capirotada

También se sumaron a la fiesta algunos juveniles de Alcatraz / Northern Gannet (Morus bassanus), que parecían no atreverse a dar los picados típicos de la especie y se limitaban a posarse y picotear los pescados que les lanzaban desde el barco.

Joven Alcatraz atlántico

Cuando llegamos a la “Bocana del Infierno” Gorka decidió echar el bloque de Txun (o como se diga), esa mezcla de pescado, aceite y no sé qué más cosas que les encanta a los paíños, y detener el catamarán. A los pocos segundos de lanzarlo aquello se llenó de pájaros, con las pardelas, págalos, gaviotas y alcatraces que nos venían siguiendo y los esperados Paiños Comunes / European Storm-Petrel (Hydrobates pelagicus)! Llegamos a tener 6 ejemplares simultáneamente, haciendo sus acrobacias con las patas colgando a pocos metros de nosotros, en lo que para mí fue lo mejor del viaje. También se acercó al menos un Paiño de Wilson / Wilson's storm petrel (Oceanites oceanicus), que Gonzalo Deán fue capaz de fotografiar a pesar de estar colaborando al aporte de Txun vía vomitina.

Paiño Europeo





 Sin el viento en la cara y con un meneo algo mayor al estar parados, varias personas comenzaron a ponerse peor y tuvimos que abandonar el bloque de Txun antes de lo previsto, para poco a poco ir volviendo hacia la costa.
Hay que hacer caso al tito Gorka! Nada de dulce ni líquido en el estómago, biodramina y todo el rato comiendo galletas saladas o frutos secos, de pie, mirando al horizonte y nunca jamás meterse en el baño del barco!

Volviendo hacia el puerto se nos pegaron varios Alcatraces adultos que nos deleitaron con sus picados, aunque los torpes no fuésemos capaces de fotografiar el momento y un pequeño grupo de Delfines Comúnes / Atlantic Dolphins (Delphinus delphis) que estuvieron un buen rato nadando y saltando junto al barco.

Adulto de Alcatraz Atlántico






Delfín común




Y dimos con una balsa de pardelas formada principalmente por Capirotadas y Sombrías. Una gozada!

Balsa de Pardelas Sombrías, Capirotadas y Gaviotas

Algunos gaviotólogos experimentados consiguieron identificar también un Gavión Atlántico / Great Black-backed Gull (Larus marinus) y una Gaviota del Caspio / Caspian Gull (Larus cachinans), que desde luego yo no fui capaz de idenficar, pero aun sin estas, la experiencia fue tremenda. Una auténtica aventura marina para los pajareros del secano!

lunes, 20 de noviembre de 2017

Colección de búhos / Owls collection

Como el 15 de Noviembre dimos por terminado el proyecto de seguimiento de la migración postnupcial de Currucas Capirotadas / Blackcap (Sylvia atricapilla), Zorzales Comunes / Song Thrush (Turdus philomelos) y Alondras /Skylark (Alauda arvensis), ahora toca centrar los esfuerzos en el muestreo de las Lechuzas Blancas / Barn owl (Tyto alba) que pasan el invierno en nuestras latitudes, sustituyendo, o no, a las presentes en el periodo reproductivo. El tiempo lo dirá.
Pues bien, el caso es que vamos a por blancas, pero de rebote también nos entran Lechuzas Campestres / Short-eared Owl (Asio flammeus) y Búhos Chicos / Long-eared owl (Asio otus).







Una noche de la semana pasada, me acompañó a por lechuzos el amigo David Arranz, anillador en formación de Aranzadi famoso por su tensón, pero sobre todo por la suerte que le acompaña allá donde va en forma de polluelas y otras lindezas. A lo que vamos, el caso es que salimos justo al anochecer y montamos dos redes junto a sendos corrales muy próximos entre sí y ambos con nidal ocupado por Lechuzas Blancas marcadas. En la primera revisión 20 minutos después de haber montado la primer red no había nada, tampoco en la segunda, ni en la tercera. En las idas de una red a otra nos había parecido ver 2 lechuzas campestres, pero las redes seguían vacías. Faltaba media hora para la hora en la que pensábamos cerrar cuando un zorrete cerca de una de las redes nos animó a desmontar rápidamente, no sea que le diese por acercarse a la red y nos diese un disgusto!



Con poca esperanza nos dirigíamos a la segunda red para desmontar y volver a casa, cuando por fin nos llegó la alegría en forma de macho de Lechuza Campestre, más elgante que él sólo y nueva especie para David!




Si ya me parecía raro que viniendo este hombre nos fuéramos con un rosco!

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Buscando aguiluchos, encontrando jabalíes / Looking for Harriers, finding Wild Boards

El colectivo cigüeña Negra está promoviendo para este invierno un censo de la población de aguilucho Lagunero / Marsh Harrier (Circus aeruginosus) invernante en la Península  (http://cocn.tarifainfo.com/spip/spip.php?article477  para más información). En la monografía publicada por SEO Birdlife sobre esta especie (Molina and Martinez, 2008), se recogía un censo de en torno a 5.601-5.919 individuos invernantes en España, lo cual suponía un importante incremento con respecto a los 1.713 estimados en 1992 por Jubete et al (1995). En la monográfica de SEO también se proponía una metodología de censo que, como es lógico, es la propuesta por Loreto García y José Antonio Sarrión para el censo de este invierno, y consiste en la búsqueda de dormideros a lo largo del mes de Noviembre y Diciembre y un censo simultáneo en Enero coincidiendo con el censo internacional de aves acuáticas.

Lagunero posado en el pre-dormidero el pasado martes
Pues bien, la tarde de este miércoles aproveché que no llovia y tenía algo de tiempo para echar un primer vistazo a alguno de los pequeños carrizales cercanos a Mendigorría donde en ocasiones anteriores se ha montado algún pequeño dormidero de laguneros.
En la primera de las manchas de carrizo había 2 aguiluchos volando cuando llegé sobre las 4 de la tarde más otros 3 posados en un sembrado cercano y otros 2 que llegaron volando a los pocos minutos. Este parecía activo, habrá que tratar de censarlo.

Poco a poco van llegando más laguneros al carrizo



Tras esta breve visita recorrí los escasos 5 kilómetros hasta el segundo mini carrizal a prospectar. Al llegar no había laguneros a la vista, por lo que me quedé en un alto a unos 100 metros a esperar a ver si llegaba algún aguilucho con la caida del sol.

Carrizo cercano a Andión donde se suele formar un pequeño dormidero

 No habían pasado ni 15 minutos cuando comenzó el movimiento en forma de jabalí majo caminando hacia mi dirección. Como si yo no existiera, abanzó con paso decidido hasta que lo espanté sin querer al moverme dentro de la furgo tratando de coger la cámara y sacarle una foto. Dió un giro brusco y salió corriéndo por el camino en dirección al Arga. Lamentándome por no haber tenido la cámara preparada, me sorprendieron otros 3 jabas, con misma ruta que el anterior y mismo resultado, movimiento en la furgo y jabas a la carrera sin foto decente.

Jabalí en las inmediaciones de otro carrizal que sí se dejó fotografiar


Con los jabalís para arriba y para abajo no vi ningún lagunero, no sé si porque no entraron o porque me pillaron despistado, así que me tocará volver un día de estos a ver si entran o no los aguiluchos, eso sí, con la cámara preparada por si vuelven a pasearse los jabalises.


Jubete, F., Martínez, F. and Ortega, A. (1995). Censo invernal del Aguilucho Lagunero Circus aeruginosus en la península Ibérica. Alytes, 7: 21- 36

Molina, B. and Martínez, F. (2008). El aguilucho lagunero en España. Población en 2006 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Las lechuzas Blancas del invierno / The Barn owls from the winter

Cuando se habla de la migración de las aves a la mayoría de las personas se les viene a la cabez la Golondrína / Barn swallow (Hirundo rustica), las Cigüeñas blancas / White storck (Ciconia ciconia) o los Charranes Árticos / Arctic tern (Sterna paradisaea), pero casi nadie piensa que las lechuzas Blancas / Barn owl (Tyto alba) que crían en la “falsa” o en la torre de la iglesia puedan realizar también una migración.


El alto número de anillamientos realizados en el Norte de Europa han permitido definir los patrones migratorios o dispersivos de esta especie, evidenciando por ejemplo la gran importancia de la innivación en los mismos (Altweeg et al., 2003). Sin embargo, no está tan claro lo que ocurre en las poblaciones de nuestras latitudes, sin recuperaciones en otros paises de aves anilladas en la Península Ibérica durante el periodo reproductor, y con tan sólo 25 recapturas de aves marcadas en varios paises europeos (Escandell, 2012).
Por este motivo, nos ha parecido interesante sumar el seguimiento de la población de lechuzas durante el invierno, al proyecto que estamos llevando a cabo en nuestro tiempo libre durante el periodo reproductivo aprovechando los nidales colocados por el Gobierno de Navarra para el control del topillo.
Para ello recurrimos a la captura con redes verticales colocadas en las inmediaciones de los nidales con ejemplares marcados, para comprobar si durante todo el año son los mismos ejemplares o, si por el contrario, los reproductores abandonan el territorio en invierno y son otros ejemplares, llegados del norte, los que lo ocupan temporalmente.

Xabi con un macho anillado en primavera en la caja 89 donde
también se marcó la hembra y los 5 pollos

Unai con una nueva hembra capturada en Octubre en las
inmediaciones de la misma caja 89

Y en eso estamos, corriendo de un corral a otro al atardecer y al amanecer, mirando las lunas y cruzando los dedos para que no se levante el viento, no se acerque el zorro...todo para tratar de ir poco a poco consiguiendo información de esta preciosa rapaz nocturna!




Escandell, V. (2012). Lechuza común, Tyto alba. En, SEO/BirdLife: Atlas de las aves en invierno en España 2007-2010, pp. 328-329. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente-SEO/BirdLife. Madrid.

Altweeg, R., Roulin, A., Kestenholz, M, and Jenni, L. (2003). Variation and covariation in survival, dispersal, and population size in Barn owls Tyto alba. Journal of Animal Ecology, 72: 391-399.

martes, 24 de octubre de 2017

Noches de Alondras / Skylark nights

Hace ya más de un mes que empezamos a montar el parapeto para muestrear Alondras comunes / Skylark (Alauda arvensis) en migración nocturna activa.
La idea era tener varios muestreos de cero para así poder registrar bien el inicio, el pico y el final de la migración de este peculiar aláudido, pero como siempre, nos pudieron las ganas de meternos en harina y al final se hace larga la espera de ese día en que las alondras se deciden a pasar de una vez y se obtienen capturas elevadas.

Una de las pocas alondras anilladas este mes


Hasta que llega ese día, son las pequeñas sorpresas en forma de lechuza Blanca / Barn owl (Tyto alba) o Gavilán / Eurasian Sparrohawk (Accipiter nisus) las que aportan los picos de adrenalina necesarios para seguir poniendo el despertador a las 5 de la mañana o antes.

Lechuza capturada durante un muestreo de alondra

Hembra joven de Gavilán capturada momentos antes de desmontar

Pero un día de repente escuchas las primeras Grullas / Common crane (Grus grus) y esa noche, sin saber aún por qué, las alondras arrancan de golpe y cuando vas a hacer la primera revisión sin demasiada esperanza, te encuentras los paños repletos y todo cobra sentido!
A ver si esa noche es mañana!

Redes para alondras vacías al final de la noche



martes, 17 de octubre de 2017

Las escasas perdices Pardillas del Pirineo / The scarce Grey Partridges form the Pyrenees

La perdiz Pardilla / Grey partridge (Perdix perdix) tiene una amplia distribución de Europa y Asia, desde Irlanda  a los Urales (Liukkonen-Anttila et al., 2002). Dentro de este basto territorio se distinguen 7 subespecies que ocupan hábitats muy diferentes, desde los monocultivos cerealistas del centro de Francia (Bro et al 2004) hasta los brezales de alta montaña entre los 1500-1800 msnm en la península Ibérica (Onrubia et  al., 2003). Pues bien, a finales de verano pude echar un rato paseando por este tipo de hábitat, rondando los 2.000 m.s.n.m. con los últimos pinos Negros (Pinus uncianta) dispersos entre el manto de brezos (erica sp), arandaneras, pastos alpinos y afloramientos de roca con la esperanza de detectar la presencia de estas escasas galliformes.
Iba a tiro hecho, ya que el amigo Héctor Bintanel las había visto por la zona en días anteriores, pero una cosa es que estén y otra muy distinta es verlas.
Comenzaba a calentar el sol cuando encontré varias huellas y rastro de haber andado escarbando alguna perdiz, pero como a veces las perdices Rojas / Red-legged partridges (Alectoris rufa), también alcanzan esas cotas, no me atreví a asegurar que se tratasen de indicios fijos de pardas. Unos metros más adelante, una pluma enganchada en un chinebro, me confirmaba la presencia de las pardillas! Por ahí andaban, ahora era sólo cuestión de afinar la vista y el oído y tener suerte.

 
Pluma de perdiz Pardilla enganchada en un enebro
 
Huella de perdiz Pardilla en la senda

El siguiente cuarto de hora se me hizo largo, buscando y buscando, pero sin dar con más rastros ni mucho menos con las perdices. Estaba observando una Abubilla / Hoopope (Upupa epops) sedimentada en esos prados alpinos para recuperar fuerzas y continuar su migración cuando a pocos metros de mí se levantó el bando de 8 ejemplares de las ansiadas perdices Pardillas!

Abubilla sedimentada en pastos de montaña durante la migración

Como suele suceder, la observación se limitó a unos segundos en los que me fue totalmente imposible sacarles una foto testimonial ni tan si quiera disfrutarlas con los prismáticos. Unos segundos a pelo, pero suficiente para acelerar el pulso. Tienen un punto estos bichos!
Con la alegría del encuentro con las pardas volví sobre mis pasos hacia el coche, mejor dejarlas tranquilas, que en esas fechas los pollos aún son vulnerables y no está la especie para andar con tonterías. Pero la suerte estaba de mi lado, y apenas 300 metros más adelante, más o menos donde había visto antes las plumas, otro bando esta vez de tan sólo 4 perdices, se levantó de entre unos brezos por los que había pasado yo hacía 30 minutos! Qué mimetismo tienen estas tías, fijo que estaban ya antes y habían aguantado como unas valientes sin moverse!
Con la felicidad en el cuerpo pero nuevamente sin foto continué bajando esta vez más atento, ya que la perdices habían seguido en su vuelo una dirección bastante similar a la de mi camino de descenso, pero no tuve más premios en la bajada y llegué al coche con mis dos bandos de 8 y 4 perdices Pardillas, mucho más de lo que esperaba encontrar. Decidí tomarme el pincho de longaniza un poco más abajo, en un ensanchamiento de la carretera desde el que en ocasiones se puede ver algún sarrio. Sin bajar del coche, me limité a abrir la ventanilla y sacar el tele para peinar la ladera. Algo lejos, pero ahí estaba un rebaño de docena y media de sarrios entre hembras y crías, todo redondo vamos. Como estaban lejos, me bajé del coche a sacudirme las migas del pincho y no hice más que poner un pié en el suelo, cuando a poco más de 25 metros de mí se levantó un tercer bando de perdices Pardillas! 11 ejemplares que volaron ladera abajo como unos cohetes! Cagate lorito! No las veía desde hacia por lo menos 3 años y esta mañana me cruzo con 3 bandos de pardillas y uno a pié de carretera!


Bro, E., Mayot, P., Corda, E. and Reitz, F. (2004). Impact of habitat management on grey partridge populations: assessing wildlife cover using a multisite BACI experiment. Journal of Applied Ecology, 41: 846-857.

Liukkonen-Anttila, T., Uimaniemi, L, Orell, M. and Lumme, J. (2002). Mitochondrial DNA variation and the phylogeography of the grey partridge (Perdix perdix) in Europe: from Pleistocene history to present day populations. Journal of Evolutionary Biology, 15: 971-982.

Onrubia, A., Lucio, A., Sáez de Buruaga, M., Robles, J.L. Canut, J. and Purroy, F. (2003). Perdiz pardilla (Perdix perdix) En, R. Martí y J. C. del Moral (Eds.): Atlas de las Aves Reproductoras de España, pp. 216-217-. Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Sociedad Española de Ornitología. Madrid.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Porque es posible anillar sin sufrir! Una jornada anillando con niños y mayores en Egillor.

Cuando para montar las redes tienes que cargar cuesta arriba campo a través, durante media hora o más y cuando aún falta una hora para que amanezca, con 24 metros de tubos metálicos de 8 centrímetros de diámetro y el resto de redes, vientos y herramientas de medida, el anillamiento no se presenta precisamente como una actividad gratificante.
Si a esto añades que las probabilidades de no capturar ningún ejemplar son muy altas, dado que la especie en concreto vive en hayedos maduros con árboles de más de 20 metros de altura, que se mueve por las copas y que apenas hace caso a los reclamos sonoros o visuales, hay que ser algo tozudo para no mandarlo todo a paseo y darte por vencido.
Esa fué más o menos la toma de contacto con el anillamiento del amigo David Campión durante la pasada primavera!
Es verdad que cuando por fin  la suerte te sonríe y consigues marcar el primer ejemplar de pico Dorsiblanco / White-backed woodpecker (Dendrocopos leucotos lilfordi) de la península ibérica, y luego el segundo, y el tercero, y el cuarto, y el quinto y el sexto...se te olvidan todas las penurias que has pasado hasta entonces, pero me parecía imprescindible que el pobre David conociese también ese otro anillamiento amable, de especies agradecidas, abundantes y fáciles de manejar. 

Los hermanos Tonetti con el sexto dorsiblanco
Por eso cuando me comentó la posibilidad de montar una jornada de anillamiento con niños en su pueblo, no hubo duda alguna y fijamos fecha y emplazamiento.
Faltaba aún una hora para la salida del sol cuando ya teníamos las redes montadas entre unas matas de zarza y rosa canina cerca de la ermita de Santa Engracia de Egillor.

 
Redes listas a punto de amanecer
 Tras echar el primer café y un trozo de torta de txantxigorri en la Sociedad dímos la primer vuelta a las redes con tan sólo un Petirrojo / Robin (Erithacus rubecula) capturado. Llevaban poco rato abiertas y aún no era la hora buena, pero yo notaba que David aún no estaba convencido de que realmente fueramos a anillar la veintena de pájaros que yo le había prometido. Poco a poco fué llegando más gente a la ermita y nos dirigimos de nuevo a las redes, a ver si en esta segunda vuelta la cosa tenía algo más de colorido.
Y como no podía ser de otra manera en ese punto y en estas fechas, ahí teníamos un buen porrón de currucas Capirotadas! Qué bicho más agradecido y más bueno para anillar con niños!
 
Curruca capirotada y algunos participantes en la jornada
 Esto ya se parecía más a lo que yo le contaba a David que era “ir a anillar” mientras pasabamos las horas quietos en el hayedo viendo como los dorsiblancos nos pasaban por encima de la red!
 Con unos secretarios número uno apuntando las medidas y los zagales liberando las aves anilladas se nos pasó el rato rápidamente y tuvimos que ir a la segunda vuelta.

Una ayudante de Egillor liberando currucas
En esta segunda remesa los protagonistas fueron los páridos, con una familia de Herrerillos / Blue tit (Cyanistes caeruleus) y otra de Carboneros / Great tit (Parus major), que tras hacerme la manicura, deleitaron a niños y mayores.

Disfrutando de la manicura de un herrerillo sin presión
Y ya con la tarea hecha, recogimos los bártulos y nos aplicamos con ganas al jamón, el queso y el vino, que para todo tiene que haber tiempo!

Resumiendo, que disfrutamos de una mañana soleada, super a gusto con una gente bien maja, un número manejable de pájaros pero suficiente como para que todos lo niños pudiesen liberar alguno y de paso demostrándole a David que se puede anillar sin sufrir!