martes, 17 de octubre de 2017

Las escasas perdices Pardillas del Pirineo / The scarce Grey Partridges form the Pyrenees

La perdiz Pardilla / Grey partridge (Perdix perdix) tiene una amplia distribución de Europa y Asia, desde Irlanda  a los Urales (Liukkonen-Anttila et al., 2002). Dentro de este basto territorio se distinguen 7 subespecies que ocupan hábitats muy diferentes, desde los monocultivos cerealistas del centro de Francia (Bro et al 2004) hasta los brezales de alta montaña entre los 1500-1800 msnm en la península Ibérica (Onrubia et  al., 2003). Pues bien, a finales de verano pude echar un rato paseando por este tipo de hábitat, rondando los 2.000 m.s.n.m. con los últimos pinos Negros (Pinus uncianta) dispersos entre el manto de brezos (erica sp), arandaneras, pastos alpinos y afloramientos de roca con la esperanza de detectar la presencia de estas escasas galliformes.
Iba a tiro hecho, ya que el amigo Héctor Bintanel las había visto por la zona en días anteriores, pero una cosa es que estén y otra muy distinta es verlas.
Comenzaba a calentar el sol cuando encontré varias huellas y rastro de haber andado escarbando alguna perdiz, pero como a veces las perdices Rojas / Red-legged partridges (Alectoris rufa), también alcanzan esas cotas, no me atreví a asegurar que se tratasen de indicios fijos de pardas. Unos metros más adelante, una pluma enganchada en un chinebro, me confirmaba la presencia de las pardillas! Por ahí andaban, ahora era sólo cuestión de afinar la vista y el oído y tener suerte.

 
Pluma de perdiz Pardilla enganchada en un enebro
 
Huella de perdiz Pardilla en la senda

El siguiente cuarto de hora se me hizo largo, buscando y buscando, pero sin dar con más rastros ni mucho menos con las perdices. Estaba observando una Abubilla / Hoopope (Upupa epops) sedimentada en esos prados alpinos para recuperar fuerzas y continuar su migración cuando a pocos metros de mí se levantó el bando de 8 ejemplares de las ansiadas perdices Pardillas!

Abubilla sedimentada en pastos de montaña durante la migración

Como suele suceder, la observación se limitó a unos segundos en los que me fue totalmente imposible sacarles una foto testimonial ni tan si quiera disfrutarlas con los prismáticos. Unos segundos a pelo, pero suficiente para acelerar el pulso. Tienen un punto estos bichos!
Con la alegría del encuentro con las pardas volví sobre mis pasos hacia el coche, mejor dejarlas tranquilas, que en esas fechas los pollos aún son vulnerables y no está la especie para andar con tonterías. Pero la suerte estaba de mi lado, y apenas 300 metros más adelante, más o menos donde había visto antes las plumas, otro bando esta vez de tan sólo 4 perdices, se levantó de entre unos brezos por los que había pasado yo hacía 30 minutos! Qué mimetismo tienen estas tías, fijo que estaban ya antes y habían aguantado como unas valientes sin moverse!
Con la felicidad en el cuerpo pero nuevamente sin foto continué bajando esta vez más atento, ya que la perdices habían seguido en su vuelo una dirección bastante similar a la de mi camino de descenso, pero no tuve más premios en la bajada y llegué al coche con mis dos bandos de 8 y 4 perdices Pardillas, mucho más de lo que esperaba encontrar. Decidí tomarme el pincho de longaniza un poco más abajo, en un ensanchamiento de la carretera desde el que en ocasiones se puede ver algún sarrio. Sin bajar del coche, me limité a abrir la ventanilla y sacar el tele para peinar la ladera. Algo lejos, pero ahí estaba un rebaño de docena y media de sarrios entre hembras y crías, todo redondo vamos. Como estaban lejos, me bajé del coche a sacudirme las migas del pincho y no hice más que poner un pié en el suelo, cuando a poco más de 25 metros de mí se levantó un tercer bando de perdices Pardillas! 11 ejemplares que volaron ladera abajo como unos cohetes! Cagate lorito! No las veía desde hacia por lo menos 3 años y esta mañana me cruzo con 3 bandos de pardillas y uno a pié de carretera!


Bro, E., Mayot, P., Corda, E. and Reitz, F. (2004). Impact of habitat management on grey partridge populations: assessing wildlife cover using a multisite BACI experiment. Journal of Applied Ecology, 41: 846-857.

Liukkonen-Anttila, T., Uimaniemi, L, Orell, M. and Lumme, J. (2002). Mitochondrial DNA variation and the phylogeography of the grey partridge (Perdix perdix) in Europe: from Pleistocene history to present day populations. Journal of Evolutionary Biology, 15: 971-982.

Onrubia, A., Lucio, A., Sáez de Buruaga, M., Robles, J.L. Canut, J. and Purroy, F. (2003). Perdiz pardilla (Perdix perdix) En, R. Martí y J. C. del Moral (Eds.): Atlas de las Aves Reproductoras de España, pp. 216-217-. Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Sociedad Española de Ornitología. Madrid.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Porque es posible anillar sin sufrir! Una jornada anillando con niños y mayores en Egillor.

Cuando para montar las redes tienes que cargar cuesta arriba campo a través, durante media hora o más y cuando aún falta una hora para que amanezca, con 24 metros de tubos metálicos de 8 centrímetros de diámetro y el resto de redes, vientos y herramientas de medida, el anillamiento no se presenta precisamente como una actividad gratificante.
Si a esto añades que las probabilidades de no capturar ningún ejemplar son muy altas, dado que la especie en concreto vive en hayedos maduros con árboles de más de 20 metros de altura, que se mueve por las copas y que apenas hace caso a los reclamos sonoros o visuales, hay que ser algo tozudo para no mandarlo todo a paseo y darte por vencido.
Esa fué más o menos la toma de contacto con el anillamiento del amigo David Campión durante la pasada primavera!
Es verdad que cuando por fin  la suerte te sonríe y consigues marcar el primer ejemplar de pico Dorsiblanco / White-backed woodpecker (Dendrocopos leucotos lilfordi) de la península ibérica, y luego el segundo, y el tercero, y el cuarto, y el quinto y el sexto...se te olvidan todas las penurias que has pasado hasta entonces, pero me parecía imprescindible que el pobre David conociese también ese otro anillamiento amable, de especies agradecidas, abundantes y fáciles de manejar. 

Los hermanos Tonetti con el sexto dorsiblanco
Por eso cuando me comentó la posibilidad de montar una jornada de anillamiento con niños en su pueblo, no hubo duda alguna y fijamos fecha y emplazamiento.
Faltaba aún una hora para la salida del sol cuando ya teníamos las redes montadas entre unas matas de zarza y rosa canina cerca de la ermita de Santa Engracia de Egillor.

 
Redes listas a punto de amanecer
 Tras echar el primer café y un trozo de torta de txantxigorri en la Sociedad dímos la primer vuelta a las redes con tan sólo un Petirrojo / Robin (Erithacus rubecula) capturado. Llevaban poco rato abiertas y aún no era la hora buena, pero yo notaba que David aún no estaba convencido de que realmente fueramos a anillar la veintena de pájaros que yo le había prometido. Poco a poco fué llegando más gente a la ermita y nos dirigimos de nuevo a las redes, a ver si en esta segunda vuelta la cosa tenía algo más de colorido.
Y como no podía ser de otra manera en ese punto y en estas fechas, ahí teníamos un buen porrón de currucas Capirotadas! Qué bicho más agradecido y más bueno para anillar con niños!
 
Curruca capirotada y algunos participantes en la jornada
 Esto ya se parecía más a lo que yo le contaba a David que era “ir a anillar” mientras pasabamos las horas quietos en el hayedo viendo como los dorsiblancos nos pasaban por encima de la red!
 Con unos secretarios número uno apuntando las medidas y los zagales liberando las aves anilladas se nos pasó el rato rápidamente y tuvimos que ir a la segunda vuelta.

Una ayudante de Egillor liberando currucas
En esta segunda remesa los protagonistas fueron los páridos, con una familia de Herrerillos / Blue tit (Cyanistes caeruleus) y otra de Carboneros / Great tit (Parus major), que tras hacerme la manicura, deleitaron a niños y mayores.

Disfrutando de la manicura de un herrerillo sin presión
Y ya con la tarea hecha, recogimos los bártulos y nos aplicamos con ganas al jamón, el queso y el vino, que para todo tiene que haber tiempo!

Resumiendo, que disfrutamos de una mañana soleada, super a gusto con una gente bien maja, un número manejable de pájaros pero suficiente como para que todos lo niños pudiesen liberar alguno y de paso demostrándole a David que se puede anillar sin sufrir!

domingo, 24 de septiembre de 2017

15174997 y 14801000 del Museum SC Nat 1000 Brussels nos confirman que la autopista Belga también pasa por mi casa / 15174997 y 14801000 from the Museum SC Nat 1000 Brussels coonfirm us that the Belgian Highway also passes throught my house.

Tras unas primeras semanas con muchas ganas y pocas capturas, por fin parece haber llegado el pico migratorio postnupcial de las currucas Capirotadas / Blackcap (Sylvia atricapilla). Comenzamos a mediados de agosto, para poder detectar bien el comienzo del paso y poco a poco han ido incrementándose el número de capturas hasta estabilizarse en torno a los 30-50 ejemplares por muestreo, cifra que pensamos puede ser el pico en nuestra estación y con nuestra metodología.
Además, hemos obtenido ya las primeras recapturas de ejemplares anillados en países extranjeros, concretamente la hembra de Capirotada 15174997 y una Mosquitera 14801000 ambas del Museum SC Nat 1000 Brussels.

Sylvia atricaprilla hembra 15174997 Museum SC Nat 1000 Brussels, remite extranjero de la temporada

Sylvia borin 1480100 Museum SC Nat 1000 Brussels, segundo premio de la mañana


Anilladores con mayor experiencia como Fernando Gavilán, Alberto Artázcoz o Pedro Marín siempre hablaban de la “autopista belga” que pasaba por Navarra, y yo les escuchaba con la boca abierta soñando con conseguir también algún día recapturar yo alguno de esos miles de ejemplares que marcaban en los Países Bajos y que por lo visto entraban en la península Ibérica por el Golfo de Bizkaia y cruzaban Navarra de camino al sur. Y por fin ha llegado ese día, lejos todavía de las cifras que manejan los anilladores de primera división pero más feliz que una perdiz con mis dos guiris!

Ahora a seguir completando el ciclo de la Capirotada y comenzar con los Zorzales y las Alondras, que están a punto de llegar, y a ver si hay suerte y nos llegan más pájaros tuneados del norte!

domingo, 17 de septiembre de 2017

Gorrión molinero, el guardian del frutal / Tree sparrow, the fruit tree guard

Siempre se ha asumido que las aves insectívoras son unos buenos aliados de la agricultura, pero cuando buscábamos en la bibliografía, los trabajos en los que se cuantificaba el efecto de las mismas sobre las plagas eran escasos y difícilmente aplicables a las plantaciones de frutales de nuestro entorno (Mols et al,. 2005; Jedlicka et al., 2015; Peisley, et al., 2016). Por eso cuando Sergio se compró su huerta rodeada de plantaciones de frutales comenzamos a plantearnos hacer algún ensayo con el cual analizar el papel de los insectívoros como controladores de plagas y el papel de los frutales como hábitat para distintas especies de aves y en distintas épocas del año. 
Tardamos un tiempo, pero por fin este año nos decidimos a empezar con los censos de aves, censos de insectos y colocación de nidales para incrementar artificialmente la comunidad de insectívoros.
Cuando colocamos las cajas nido pensábamos que serían los páridos los que las ocuparían principalmente, sin embargo, han sido los gorriones Molineros (Passer montanus) los que han nidificado en las mismas. 
Después pensamos que los Molineros no consumirían suficientes insectos como para poder ser útiles desde el punto de vista del control de plagas de los frutales, objetivo principal de nuestro proyecto. Nuevamente nos equivocamos, ya que pudimos comprobar que esta especie consume ingentes cantidades de insectos durante la primavera, y además no depreda las frutas como hacen otras especies de aves insectívoras, por lo que puede ser una especie ideal dentro del control de plagas. 
Y bueno, surgió el amor! Una especie aparentemente común, pero que parece estar haciéndose cada día más escasa, que ocupa muy bien los nidales y que además consume insectos a punta pala y sin tocar una fruta ni media! Nos decidimos a darle duro y volcarnos con el Gorrión molinero.


Logotipo del proyecto que nos ha regalado nuestro amigo Marcos Cabañas

Tras una primera temporada de censos de aves e insectos, también nos ha quedado claro que, para poder tener un efecto cuantificable en la abundancia de insectos, la densidad de cajas colocadas debe ser mayor a la que planteamos inicialmente, lo que nos obliga a adquirir más nidales. Estos nidales se los compramos a la gente de la Fundación Ilundain (http://www.fundacion-ilundain.com/), a través de su proyecto Aterpeak (www.cajasnidonavarra.com). Esta gente realiza un gran trabajo con chavales con problemas y además construyen unos nidales de madera de calidad y a un precio asequible.

Nidales utilizados en el proyecto y fabricados por la Fundación Ilundain 

Hemos comprobado que los gorriones Molineros eran capaces de sacar adelante hasta 4 puestas en un mismo nidal, pero nos surge la duda de si será siempre la misma pareja o serán varias las que ocupan por turnos la misma caja, o serán “grupos poliándricos” o “poligínicos”…demasiadas dudas que exigen la identificación individual de los ejemplares sin tener que recapturarlos. Para ello lo más sencillo y económico es recurrir al uso de anillas de pvc de lectura a distancia.

Anillas de lectura a distancia utilizadas y compradas en Ecotone
Estos cambios en nuestro proyecto nos han obligado a realizar una pequeña inversión económica, por lo que decidimos preparar unas camisetas y pegatinas para regalar a aquellas personas que colaborasen con el proyecto mediante una pequeña donación.

Camiseta del proyecto que regalamos con la aportación de 15 euros

Tras divulgar nuestra propuesta en varios grupos de whatsapp y redes sociales, estamos obteniendo un gran apoyo por parte de otros pajareros y agricultores, a los que les ha gustado nuestro planteamiento y que nos están ayudando a costear los nidales, anillas y otros materiales necesarios para el desarrollo del proyecto. Esperamos no defraudarles y llegar a conocer mejor a este gran aliado de la agricultura que puede llegar a ser el gorrión Molinero si entre todos le dejamos! 


Jedlicka, J.A., Letourneau, D.K. & Cornelisse, T.M. (2014). Establishing songbird nest boxes increased avian insectivores and reduced herbivorous arthropods in a Californian vineyard, USA. Conservation Evidence, 11: 34-38.
Peosley, R., Saunders, M.E. and Luck, G.W. (2016). Cost-benefit trade-offs of bird activity in appel orchards. PeerJ 4:e2179; DOI 10.7717/peerj.2179
Mols C.M.M., Van Noordwijk A.J. & Visser M.E. (2005). Assessing the reduction of caterpillar numbers by Great Tits Parus major breeding in apple orchards. Ardea 93(2): 259–269.

jueves, 7 de septiembre de 2017

Un Chotacabras en la red / A European Nightjar in the net

A pesar de que en principio el pico migratorio de la Curruca capirotada / Blackcap (Sylvia atricapilla) está aún por llegar en nuestra latitud (Leal et al 2004), llevamos ya varias semanas de anillamiento nocturno dentro del proyecto de seguimiento del paso de esta especie, el zorzal Común / Song thrush (Turdus philomelos) y la Alondra / Skylark (Alauda arvensis), de cara a poder detectar bien el momento exacto de llegada de cada especie.
Además de las currucas Capirotada y Mosquitera / Garden warbler (Sylvia borin), no suelen fallar en los muestreos los Ruiseñores / Common Nightingale (Luscinia megarhynchos) o los carriceros Comúnes / Common Reed-warbler (Acrocephalus scirpaceus), lo cual hace más amenos los muestreos. Pero cuando la semana pasada me disponía a realizar la revisión de las 6:30, no esperaba encontrarme con un chotacabras Gris / European Nightjar (Caprimulgus europaeus) enganchado en la red!
Es cierto que en torno al mes de Septiembre se produce el paso de esta especie a través del arco Mediterráneo hacia África (Cressewell and Edwards, 2012), que Navarra es un punto de paso importante para estas aves y que otros compañeros anilladores solían capturarlos con relativa facilidad durante las sesiones nocturnas, pero el subidón que me sobrevino al ver brillar ese ojo a la luz de frontal fué tremendo!

Chotacabras gris capturado durante una sesión de anillamiento de currucas en migración

Tras procesarlo, lo dejé en el suelo del camino, dónde todavía aguantó un minuto, permitiéndome sacarle alguna fotografía.

El mismo chotacabras tras ser anillado
Tras este primer contacto, la suerte ha vuelto a sonreirme y he podido capturar algún otro ejemplar de esta especie, menudo bicho más raro y a la par más elegante por dios!



Cresswell, B. and Edwards, D. (2012). Geolocators reveal wintering areas of European Nightjar (Caprimulgus europaeus). Bird Study, iFirst, 1–10

Leal, A., Monrós, M. and Barba, E. (2004). Migration and wintering of blackcaps Sylvia atricapilla in eastern Spain.  Ardeola, 51: 345-355


miércoles, 30 de agosto de 2017

Un amanecer con Sarrios / A sunrise with Pyrenean chamoise

En la parte alta del valle del Aragón tenemos la suerte de contar con una importante población de rebecos Pirenaicos / Pyrenean chamoise (Rupicapra pyrenaica pyrenaica), denominados Sarrios en nuestra zona. Separado como especie diferenciada de la Gamuza de los Alpes / Alpine chamoise (Rupicapra rupicapra) (Rodriguez et al., 2010) se distribuye por varios de los macizos montañosos del sur de Europa aceptándose dos subespecies además de la nominal, que es la presente en los Pirineos, el rebeco Cantábrico (R.p. parva) en la cordillera Cantábrica y el rebeco de los Abruzzos (R.p. ornata) en los Apeninos (Rodriguez et al., 2010).



Pues bien, el fin de semana pasado me desperté pronto y como tenía a la familia dormida, aproveché para irme a ver amanecer al puerto, con la esperanza de echar un rato observando alguna de las especies de alta montaña, incluidos los sarrios. A pesar de que amenazaba lluvia, pude estar desde las 6:30 hasta las 9:30 andando por una zona de pastos y brezales con pequeños bosquetes de pino Negro (Pinus uncinata) intercalados.

Hábitat propio de los Sarrios, pastizal-brezal  en el límite arbóreo y moles de roca viva

Este hábitat es altamente utilizado por los Sarrios en verano (Herrero et al. 1996) y resulta además mucho más agradecida que los canchales o las vetas de roca donde acostumbra a moverse este ungulado en otras épocas del año (Herrero et al., 1996).
La suerte estuvo de mi lado y pude pasar largo rato disfrutando de las idas y venidas de un rebaño de cerca de 30 ejemplares, principalmente hembras con sus crías, sin que me prestasen la más mínima atención. Qué suerte tenemos los que podemos vivir estos “documentales” en vivo y en directo aunque sea sólo algún fin de semana!








Herrero, J., Garin I., García-Serrano, A. and García-González, R. (1996). Habitat use in a Rupicapra pyrenaica pyrenaica forest population. Forest Ecology and Management, 88: 25-29

Rodriguez, F., Perez, T., Hammer, S. E., Albornoz, J., and Dominguez, A. (2010). Integrating phylogeographic patterns of microsatellite and mtDNA divergence to infer the evolutionary history of chamois (genus Rupicapra). BMC Evolutionary Biology, 10.

domingo, 27 de agosto de 2017

Abierto hasta el amanecer / From Dusk Till Dawn

Ahora que llega la migración post-nupcial podemos disfrutar del paso de miles de aves a través de los Pirineos en su viaje hacia climas más templados. Desde principios de los 80, se viene realizando un seguimiento de la migración diurna en varios colldos pirenaicos como el del Organbidexka o Linus a los que se han sumado recientemente Somport y Portalet (más información en http://www.migraction.net/ y en https://lindus2.eu/). El paso de miles de Abejeros / Honey buzzard (Pernis apivorus) y otras aves planeadoras es francamente espectacular y merece la pena ser estudiado con detenimiento, pero no podemos olvidar que numerosas especies de aves optan por la migración nocturna, modalidad mucho menos estudiada (Weissaupt et al., 2016).
Esta falta de conocimiento es la que nos ha motivado a Alberto Artázcoz, Íñigo López, Íñigo Mazquiarán y un servidor a dedicar parte de nuestro tiempo libre comparar la migración post-nupcial de 3 de las especies de migración típicamente nocturna: la curruca Capirotara / Blackcap (Sylvia atricapilla) (Fusani and Gwiner, 2005), el zorzal Común / Song thrush (Turdus philomelos) (Alerstan, 1979) y la alondra común / Skylark (Alauda arvensis) (Aranguren et al., 2009).
Estas especies muestran grandes diferencias entre sí en cuanto a morfología y comportamiento, pero comparten en gran medida la ruta de migración post-nupcial por la costa atlántica (Hargues et al., 2007; Weissaupht et al., 2016) y atraviesan Navarra al entrar en la península Ibérica.
Y en eso estamos, pasando sueño y tiñéndonos las manos con las cagarrutas moradas de las currucas, pero disfrutando de la noche con el tinglado de redes abierto hasta el amanecer!

Macho joven de curruca Capirotada, una de las especies objeto del estudio

Curruca mosquitera, otra de las especies de migración principalmente nocturna

Alerstan, T. (1979). Nocturnal Migration of Thrushes (Turdus spp.) in Southern Sweden. Oikos, 27: 457-475.
Aranguren, I., Jauregi, J.I. and Arizaga, J. (2009). Resultados de la primera campaña de Anillamiento de alondra Común (Alauda arvensis) en paso migratorio postnupcial en Guipuzcoa. Revista de Anillamiento, 24: 37-42
Fusani, L. and Gwinner, E. (2005). Melatonin and nocturnal migration. Ann N Y Acad Sci.1046: 264-270.
Hargues, R., Girardot, P., Ibañez, F., Mourguiart, P. and Recarte, J. (2007). Migration of the Skylark Alauda arvensis along the Southern French Atlantic coast. Wild. Biol. Pract. 3: 93-104.
Weisshaupt, N., Maruri, M. and Arizaga, J. (2016). Nocturnal bird migration in the Bay of Biscay as observed by a thermal-imaging camera. Bird Study, 63: 533-542

miércoles, 16 de agosto de 2017

Los chicos del maíz / Children of the Corn

La instauración de nuevos regadíos suele reducir notablemente la biodiversidad ornítica de los agrosistemas (Brotons et al. 2004; Ursúa et al., 2005; Bintanel, 2013). Uno de los cultivos más habitualmente implantados en estos nuevos regadíos suele ser el maíz, por su rentabilidad y probablemente por la similitud de su cultivo con el de los cereales de secano como el trigo o la cebada a los que sustituye. Estos campos resultan poco atractivos para la mayoría de especies, salvo el Jabalí, rey indiscutible los maizales, tal y como ha sucedido en la zona media de Navarra, donde ha experimentado una importante subida a la par que caían las poblaciones de collalbas, las terreras y el sisón entre otros.
Pues bien, circulaba yo por este mar de maíz justo después de los San Fermines cuando me sorprendió el comportamiento de un chorlitejo Chico / Litte Ringed Plover, (Charadrius dubius), que aparentaba estar imposibilitado para el vuelo. Detuve el coche para tratar de recogerlo, cuando salió volando sin problemas. Inmediatamente caí en la cuenta de que estaba tratando de desviar mi atención de los 2 huevos que descansaban en el suelo a pocos metros de un sifón de riego. Está descrito que esta especie es capaz de ocupar hábitats de origen antrópico como graveras o incluso cultivos (Cepakova et al 2007), pero parecía mentira que hubiese elegido para emplazar su nido ese pequeño ensanchamiento de un camino de concentración rodeado de una pantalla de maíz de más de un metro de altura. Sin molestar más, me fui, pensando que lo iba a tener difícil para sacar adelante su prole en ese ambiente aparentemente tan poco apropiado.
Este lunes volví a pasar por el mismo camino pensando en parar un segundo a ver qué había pasado con la puesta. No tuve que llegar hasta el nido para comprobarlo, ya que en medio del camino, a la altura del sifón donde estuvieron los 2 huevos, había un joven chorlitejo chico vigilado de cerca por uno de sus progenitores.


Adulto y pollo de chorlitejo Chico

Pollo de chorlitejo Chico nacido entre los maizales

Adulto de chorlitejo Chico
Suelo sin vegetación donde nidificaron

Qué capacidad de adaptación tienen los bichos a veces! Ahí lo tienes, 90% del suelo ocupado por maizal y el chorlitejo saca adelante a sus pollos!
Estos son los auténticos chicos del Maiz!


Bintanel, H. (2013). Comunidad de aves de un agrosistema mesomediterráneo; composición y variación espacio temporal. Trabajo Fin de Master, Escuela Politécnica Superior de Huesca; Ciencias Ambientales, Universidad de Zaragoza.

Brotons,L., Mañosa, S. and Estrada, J. (2004). Modelling the effects of irrigation schemes on the distribution of steppe birds in Mediterranean farmland. Biodiversity and Conservation 13: 1039-1058.

Cerakova, E., Salek, M. Cepak, J. and Albrecht, T. (2007). Breeding of Little Ringed Plovers Charadrius dubius in farmland: do nests in fields suffer  from predation?. Bird Study, 54: 284–288.


Ursua, E., Serrano, D. and Tella, J. L. (2005). Does land irrigation actually reduce foraging habitat for breeding lesser kestrels? The role of crop types. Biological Conservation 122: 643-648.

lunes, 7 de agosto de 2017

Nuestros gorriones Molineros en National Geographic / Our Tree sparrow in National Geographic

El proyecto con nidales artificiales en plantaciones de frutales que estamos llevando a cabo en nuestros ratos libres, nos ha dado muchos ratos buenos y alegrías este año. 
La aceptación de las cajas de madera ha sido muy alta, parece que comienzan a insinuarse las primeras diferencias en las poblaciones de aves e insectos de la plantación con nidales y la control, nos hemos dado algún que otro homenaje gastronómico…un comienzo muy satisfactorio.
Y para que no nos bajen las ganas de continuar, el amigo Eduardo Blanco nos ha regalado una doble página en el National Geographic de este mes de agosto con algunas de las fotografías que tomó de los gorriones molineros que han ocupado nuestras cajas (http://ebmfoto.com/blog/). En estas imágenes queda patente el insectivorismo de la especie durante el periodo reproductivo.

Uno de los protagonistas del reportaje de nuestro amigo
 Eduardo Blanco acicalándose para la sesión de fotos
Ojala esta bonita composición de Eduardo sirva para mejorar la imagen de los gorriones en general, esos grandes controladores de plagas que, paradójicamente, están en ocasiones a su vez catalogados como especie plaga.

martes, 18 de julio de 2017

Casas baratas para cernícalos y lechuzas / Low cost houses for kestrels and barn owls


La colocación de nidales artificiales para cernícalo y lechuza es una práctica cada vez más habitual como herramienta de control de las plagas de roedores (Paz et al., 2012). Existen diversos modelos según la especie a que vayan destinados (Xoriger-Volcam, 2007) y generalmente, están construidas con madera o cemento de madera.
Pues bien, como el verano pasado tuve que pintar mi casa y tenía media docena de bidones de pintura vacíos, se me ocurrió que tal vez podría reciclarlos en forma de caja nido para cernícalo o lechuza. 

Una caladora, unas tablas viejas, unos tornillos y un par de horas fueron suficientes para tener listos estos 6 nidales de estética algo descuidada pero coste nulo y mimetismo total dentro de un corral de ovejas. 

El otoño de 2016 las coloqué, teniendo eso sí muy en cuenta que estuviesen a cubierto para evitar que el sol las calentase y que no fueran accesibles a mustélidos, y esta primavera tocaba revisarlas junto con el resto de nidales de madera convencionales.


Nidal artificial apto para lechuza, cernicalo, chova o grajilla


El primero de los bidones que revisé estaba intacto, sin rastro de haber sido visitado por nadie, pero en el segundo vino la primer alegría en forma de lechuza volando dentro del corral e interior de la caja lleno de egagrópilas, aunque sin huevos. Con algo más de esperanza continué con la revisión y con la tercera llegó el primer positivo; una hembra de lechuza incubando 6 huevos! Parece que nuestra gusto estético no coincide demasiado con el de las lechuzas, y a ellas un bidón de pintura les parece un hogar de lo más acogedor. Mes y medio más tarde estaba anillando los primeros 6 pollos de lechuza nacidos en mis bidones!


Hembra de lechuza capturada en uno de los bidones

Primeros pollos de lechuza nacidos en uno de los bidones
Nidal ocupado por la familia de lechuzas

El cuarto nidal estaba sin ocupar aunque con varias egagrópilas de cernícalo en el interior, lo que permitía mantener la esperanza. Y en el quinto llegó el primer cernícalo. Una hembra de primer año (euring 5) incubaba 3 huevos en un bidón en el que además habíamos colocado la tapa frontal girada, con lo que la construcción era todavía más cutre. A la cernícala no le importó en absoluto, y un mes más tarde, anillamos los primeros 3 pollos de cernícalo bidoneros!


Hembra de cernícalo capturada en uno de los bidones

Pollo de cernícalo asomando en el bidón con la tapa mal colocada

Y el último nidal también tuvo inquilinos ya en su primer temporada activo, una pareja de chovas nidificaron en el mismo, aunque terminaron la reproducción antes de mi revisión y no pude saber si llegaron a sacar pollos o si se limitaron a construir un nido. La próxima primavera estaremos más atentos!

Y viendo este tremendo éxito, sólo nos queda animar a todo el mudo a blanquear la fachada de la casa y construir con el bidón una de estas VPO!

Paz, A., Jareño, D., Arroyo, L., Viñuela, J., Arroyo, B., Mougeot, F., Luque-Larena, J.J. and Fargallo, J.A. (2012). Avian predators as biological control sysem of common vole (Micorotus arvalis) population in north-western Spaon: experimental set-up and preliminary results. Pest Manaement Science, 69: 444-450.

Xoriger-Volcam (2007). Manual para construir cajas nido y otros artilugios similares. Disponible en www.xoriguer.org

martes, 4 de julio de 2017

La difícil vida de los pollos de perdiz / The difficult life of the red-legged patridges chikcs

En el mes de Junio tiene lugar la eclosión de la mayoría de las puestas de perdiz Roja / Red-legged partridge (Alectoris rufa), una de las especies más representativas de los agrosistemas mediterráneos.

Hembra de perdiz roja con pollos de en torno a una semana

Para alcanzar esta meta, las pobres perdices han tenido que superar un sin fin de peligros y dificultades. Primero tuvieron que sobrevivir a la temporada de caza, donde morirían casi un 50% (Buenestado et al., 2009), después tendrían que conseguir encontrar un lugar adecuado para poder ubicar su nido, empresa cada vez más difícil en unos campos cada día más simplificados por la intensificación agrícola (Buenestado et al., 2009; Casas and Viñuela, 2010). Encontrado un buen emplazamiento para el nido, toca incubar la puesta, cruzando los dedos para no ser descubierta y depredada por el zorro, como le sucede a casi un 47 % sobre todo en los hábitats con pocos linderos (Villanúa et al 2011). Si no hubo suerte con los linderos y hubo de nidificar en un campo de cereal, la cosa se complica un poco más, ya que para en torno al 15 de Junio, fecha en que eclosiona la mayor parte de los nidos (Calderón, 1983), las cosechadoras suelen haber dado buena cuenta de las cebadas y están ya metiendo mano a los trigos, con la consiguiente pérdida de nidos de perdiz que todavía no ha eclocionado (Casas and Viñuela, 2010).

Hembra de perdiz roja incubando en un nido emplazado en un lindero
Nido de perdiz roja emplazado en campo de cebada y malogrado por la cosecha

Monocultivo de cereal, hábitat donde el éxito reproductor de la perdiz es muy bajo

Aún con todo esto, algunas puestas eclosionan y pasan a la segunda fase, crecer y alcanzar la edad adulta. En este momento juega nuevamente un papel fundamental el hábitat, ya que los pollos son casi exclusivamente insectívoros, y tan sólo las manchas de vegetación natural mantienen una cantidad suficiente de estos. De esta manera, en los ambientes heterogéneos en los que se hayan mantenido manchas de vegetación natural, los pollos encontrarán fácilmente el alimento necesario, pero en los monocultivos cerealistas o las grandes extensiones de viñedo intensivo les será mucho más difícil (Villanúa et al.2011).

Viña intensiva y sin cobertura vegetal, donde apenas hay insectos

Pues bien, la semana pasada tuve la suerte de encontrarme con alguno de estos súper héroes, bandos de perdices de pocos días que sorteando un riesgo tras otro escalan días y se acercan a los tres meses, con su aspecto de adultos y mayor esperanza de sobrevivir.





Buenestado, F.K., Ferreras, P., Blanco-Aguilar, F.A., Tortosa, F. and Villafuerte, R. (2009). Survival and causes of mortality among wild Red-legged Partridges Alectoris rufa in southern Spain: implications for conservation. Ibis, 151-720-730.

Calderón, J. (1983). La perdiz roja, Alectoris rufa. Aspectos morfológicos, taxonómicos y biológicos. Tesis Doctoral UCM

Casas, F. and Viñuela, J. (2010). Agricultural practices or game management which is the key to improve red-legged partridge nesting success in agricultural landscapes? Environ Conserv. 37: 177-186

Villanúa, D., Torres, J., Leránoz, I., Ardaiz, J., Alzaga, V., Ros, F., Cormenzana, A. and Castién, E. (2011) Relationship between landscape heterogeneity loss and Red-legged partridge (Alectoris rufa) populations’ survival”. XXXth IUGB Congress and Perdix XIII, Barcelona, Spain.

martes, 6 de junio de 2017

Mayo, el mes de las chovas / May, the Chough´s month

“Marzo ventoso y Abril lluvioso, hacen a Mayo florido y hermoso”. La gente piensa en Mayo como el mes de las flores, ¿verdad? Pues para nosotros Mayo no es el mes de las flores sino el de las chovas. Y es que, puntuales como ellas solas, la primera semana de mayo están los pollos de este peculiar córvido con el desarrollo optimo para anillarlos.

Pollo recién marcado y listo para ser devuelto al nido
 El amigo Sergio González, anillador en formación de Aranzadi, ha cambiado por unos días los nidales de Molinero por los de Chova y se ha venido conmigo a cargar con la escalera de corral en corral.

Sergio "chovenado"
Esta ayuda extra, unida al hecho de que la productividad de las chovas esta primavera ha sido especialmente buena, con la práctica totalidad de los nidos con 4 o 5 pollos, nos ha permitido anillar un número record de pollos marcados.

Y así, entre ovejas, corrales a medio caer y alguna que otra pulga, hemos disfrutado del mes de las flores! Si nos lo mandaran!

jueves, 1 de junio de 2017

Gorriones Molineros; el inesperado aliado en el control de plagas / Eurasian tree sparrow; the unexpected allied in pest control

Con la llegada del buen tiempo, nos hemos puesto las pilas con el proyecto de control de plagas en los frutales de La Roza. Durante el mes de mayo hemos realizado los censos de aves reproductoras y de insectos y hemos podido anillar los primeros pollos de gorrión Molinero  / Eurasian tree sparrow (Passer montanus) y carbonero Común / Greater tit (Parus major).

Pollo de gorrión Molinero de nuestros nidales

Trampa de caída para estima de abundancia de insectos
Los nidales de madera que colocamos en otoño ha sido ocupadas en su totalidad, con un 80% de cajas ocupadas por gorriones Molineros y un 20% por carboneros Comunes; mientras que ninguno de los nidales que fabricamos reciclando latas de leche en polvo para bebes han sido ocupadas, a pesar de estar colocados ambos modelos de manera similar.

Nidal de madera ocupadas en un 100%
Nidal de lata reciclada que no han sido ocupadas
A pesar de que al principio caímos en el error de pensar que los molineros no serían los suficientemente insectívoros como para controlar las especies de insectos nocivas para los frutales, las fotografías de nuestro amigo Eduardo Blanco nos dejaron claro que, al menos durante la primavera, esta especie tiene un porcentaje elevadísimo de insectos en su dieta por lo que puede considerarse tan beneficioso como los páridos para la agricultura.

Uno de nuestros gorriones Molineros con ceba fotografiado por Eduado Blanco

Y si los molineros aportan alimento a sus crías, nosotros no íbamos a ser menos, por lo que montamos una comilona con hijos incluidos en la caseta de Sergio, una de las grandes ventajas de desarrollar este proyecto en el entorno de la huerta!