miércoles, 22 de febrero de 2017

Anillando gorriones Molineros invernantes en el entorno de los frutales / ringing wintering Tree sparrows around the fruit tree orcahrds.

El gorrión Molinero / Tree sparrow (Passer montanus) es un pájaro que siempre me ha llamado la atención. A pesar de ser una especie relativamente común, pasa muy desapercibido y no resulta extraño pasar temporadas largas sin verlos. Suele ocupar los nidales artificiales (Field and Andeson, 2004; Pinowski et al., 2015 entre otros) y tiene una dieta con un alto porcentaje de insectos, sobre todo durante la primavera (McHugh et al. 2016), por lo que podría ser una especie a tener muy en cuenta dentro del proyecto de cajas nido y control de plagas en los frutales. A pesar de considerarse una especie sedentaria, realiza movimientos dispersivos en invierno (Antón and Quesada, 2012), momento en el que al parecer selecciona de las cavidades para nidificar en la siguiente temporada (Pinowski et al., 2015). Por eso, cuando la semana pasada Sergio comentó que había un importante bando de molineros entrando a dormir en una pequeña orla de carrizo junto a los frutales donde tenemos colocadas las cajas nido, no nos lo pensamos dos veces y montamos una jornada extra de anillamiento. Merecía la pena añadir un muestreo más a los previstos en el cronograma del proyecto para tratar de anillar esta población invernante y comprobar si es la que ocupará en primavera los nidales que hemos dispuesto en los frutales.



Poco después del medio día, Lander, Sergio y yo montamos un par de redes en la banda de carrizo junto a los frutales y nos dispusimos a esperar a que callera la noche y con ella entraran los molineros a dormir. La cosa se dió bien, y conseguimos marcar 23 molineros, más unos cuantos gorriones Comunes / House sparrow (Passer domesticus) que les acompañaban y algún otro Carbonero común / Great tit (Parus major), Herrerillo común / Blue tit (Cyanistes caeruleus) y Pinzón / Common chaffinch (Fringilla coelebs) despistados que andaban entre los frutales y las matas de carrizo.

Lander Goñi, anillador en formación, colocándole la anilla a uno de los molineros

No sé si estos molineros invernantes ocuparán nuestro nidales en primavera, o si serán capaces de controlar las orugas que tanta guerra dan a los agricultores, habrá que seguir con el proyecto para saberlo; pero lo que a día de hoy tengo más que claro es que estos ratos anillando con los amigos y un café recién hecho compensan de sobra el esfuerzo!

Una prueba más de que el anillamiento y la gastronomía pueden ir de la mano!


Antón, M, and Quesada, J. (2012). Gorrión molinero, Passer montanus. En, SEO/BirdLife: Atlas de las aves en invierno en España 2007-2010, pp. 504-505. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente-SEO/BirdLife. Madrid.

McHugh, N.M., Prior, M., Leather, S.R. and Holland, J.M. (2016). The diet of Eurasian Tree Sparrow Passer montanus nestlings in relation to agri-environment scheme habitats, Bird Study, 63: 279-283.


Pinowski, J.,, Pinowska, B., Romanowski, J. and Vaclav, R. (2015). Post-breeding aggressive territorial behavior in European Tree sparrows (Passer montanus): territory or mate defence?. Tichodroma, 27: 2-10.

lunes, 13 de febrero de 2017

Estudiando la migración de los zorzales pero anillando búhos y gavilanes! / Studying the Song thrush migration but ringing Long-eared owls and Eurasian Sparrowhawk!

La migración prenupcial del zorzal Común / Song thrush (Turdus philomelos) suele concentrarse a mediados de marzo y, en Navarra, es mucho menos fuerte que la post-nupcial. Aun así, cada año cuando llega el mes de Febrero nos ponemos nerviosos y comenzamos con las salidas de anillamiento nocturno de zorzal, aun a sabiendas de que las capturas serán escasas. Pues bien, en esa situación me encontraba a las 6:00 de una de las pocas noches sin viento de la semana pasada. Con el tinglado montado, algo de frío y no demasiadas esperanzas, pero bueno, el cielo raso, el búho real cantando…esas dos horas de yoga pajarero compensan igualmente la madrugada aunque no haya capturas.
45 minutos más tarde hago la primer revisión y me llevo el sorpresón! Zorzales ni uno, pero en la segunda red me espera un Búho chico / Long-eared owl (Asio otus)!

Búho chico capturado durante el seguimiento de la migración nocturna de los zorzales

A pesar que ser una especie con la que me toca tratar relativamente a menudo en el centro de recuperación, tenerlo en mis redes… me dio un subidón terrible!
Resultó ser una hembra nacida el año pasado (5) que todavía no presentaba placa incubatriz, tal vez por ser demasiado pronto o porque tal vez esta especie no se reproduzca en su primera primavera, no lo sé. Tras anillarlo y tomarle las medidas biométricas correspondientes lo liberé con la cara de bobo correspondiente y sin haberle sacado alguna foto decente!
Me dispuse a esperar hasta que trascurriesen los 45 minutos correspondientes para la próxima revisión, aunque tras este premio me daba por satisfecho de sobra y no pensaba yo tener muchas más capturas ese amanecer.  Un zorzal común y un macho de mirlo / Black bird (Turdus merula), ambos nacidos el año pasado, me esperaban el la red, perfecto, aunque flojillo parece que ha comenzado el paso prenupcial pensé.

Primer zorzal capturado en la migración prenupcial de 2017

Tras medirlos y anillarlos me fui para las redes con las bolsas y demás chismes para recoger, eran las 7:50, hora de plegar y una vez amanecido poca migración iba a detectar, pero me esperaba el segundo boleto premiado! Un macho adulto de Gavilán / Eurasian sparrowhawk (Accipiter nisus). Corriendo lo sujeto a punto de que se escapase de la red, lo extraigo y al colector! Cierro las redes y me voy a la furgo a procesarlo. Tras anillarlo, medirlo y esta vez sí, fotografiarlo, lo liberé, nuevamente con la cara de bobo correspondiente!

Macho adulto de Gavilán anillado capturado durante el seguimiento de la migración del zorzal.

El mismo macho de Gavilán, yo con cara de bobo y la incombustible peugeot partner!


En fin, a veces el destino premia el tesón (o la tozudez y el vicio, no se) y nos regala momentos como los de esa noche para que sigamos saliendo a montar las redes incluso cuando las probabilidades de éxito son bajas! 

martes, 31 de enero de 2017

La comunidad de aves de las plantaciones de frutales; si tú me das fruta en invierno, yo te quitaré las orugas en primavera / The bird comunity from the fruit tree orchars; if you give me fruit in Winter, I´ll control your caterpillars in spring

Las aves constituyen un excelente aliado del agricultor, al consumir grandes cantidades de insectos sobre todo durante el periodo reproductivo. Por este motivo, se suele recurrir a la colocación de nidales artificiales para incrementar las poblaciones de aves en torno a determinados cultivos (Mols et al,. 2005; Jedlicka et al., 2015). Sin embargo, no existen demasiados trabajos en los que se cuantifique realmente este efecto (Peisley, et al., 2016) y  los pocos que existen rara vez llegan al conocimiento de los agricultores que son los que finalmente tienen que optar por esta alternativa en sus terrenos.

Herrerillo común, una de las especies que acostumbra a ocupar las cajas nido

Por otra parte, la fruta que queda sin recolectar en las plantaciones de frutales supone una importante fuente de alimento para las aves en invierno (Tyrväinen, 1975; Skórka et al. 2006) y su gestión puede tener un importante papel en la supervivencia de las aves en este periodo crítico del año.
 
Zorzal real y alirrojo aprovechando las manzanas del suelo. Fotografía de Jóse Ardaiz

Por este motivo, este año 2017, Sergio González y yo, hemos comenzado con un proyecto de seguimiento de la comunidad de aves en unas plantaciones de frutales de la Rioja con distintas metodologías de censo y anillamiento. A lo largo de varios años, trataremos de obtener información acerca de la respuesta de las distintas especies trogloditas a la colocación de nidales, del efecto del incremento de estos pájaros sobre las plagas habituales en los frutales o de la variación en la avifauna de las plantaciones en función del distinto manejo agrícola.

Sergio González, anillador en formación de Aranzadi y alma mater del proyecto

Y esta semana pasada hemos dado el pistoletazo de salida con la colocación de nidales y las primeras capturas para anillamiento con la inestimable colaboración de Lander Goñi, Jose Ardaiz y familia!

Carbonero común capturado para su anillamiento

Midiendo el tarso

Estudiando la muda, 5 o 6? Hay límite de muda?

Ahora a seguir dándole con ilusión a los censos, el anillamiento y los huevos fritos con chistorra!
 
La dura vida del anillador!

Jedlicka, J.A., Letourneau, D.K. & Cornelisse, T.M. (2014). Establishing songbird nest boxes increased avian insectivores and reduced herbivorous arthropods in a Californian vineyard, USA. Conservation Evidence, 11: 34-38..
Peosley, R., Saunders, M.E. and Luck, G.W. (2016). Cost-benefit trade-offs of bird activity in appel orchards. PeerJ 4:e2179; DOI 10.7717/peerj.2179
Skórka, P., Babiarz, T., Skórka, J. & Wójcik, J. (2006) Winter territoriality and fruit defence by the fieldfare (Turdus pilaris). Journal of Ornithology, 147: 371-375.
Mols C.M.M., Van Noordwijk A.J. & Visser M.E. (2005). Assessing the reduction of caterpillar numbers by Great Tits Parus major breeding in apple orchards. Ardea 93(2): 259–269.

Tyrväinen, H. (1975). The winter irruption of the Fieldfare (Turdus pilaris) and the supply of rowan-berries. Ornis Fennica, 52:  23–31.

lunes, 23 de enero de 2017

Y de nuevo, el censo de Grullas / And again, the Crane´s census

Soy un poco pesado con las entradas sobre los censos de grullas, pero son unos momentos tan imponentes que me resulta imposible no hacerlo. El pasado sábado 21 de Enero realizamos el segundo censo del invierno en las Cinco Villas. F.J. Sampietro, Héctor Bintanel, Sergio González, Lander Goñi, Álvaro Bertolo, Ignacio Arrospide y un servidor nos repartimos los distintos puntos donde suelen concentrarse las grullas a pasar la noche.

Grullas entrando a Malvecino con el Moncayo nevado al fondo
En el reparto me tocó el embalse de Malvecino, ubicado en Pinsoro, cerca de la muga con Navarra. Aunque en los últimos censos este embalse había tenido poca importancia para las grullas, Sampietro, Bintanel y Arrospide pensaban que este enero podría ser diferente y tal vez Malvecino acogiese un número majo de grullas. Como siempre, antes del censo dímos una vuelta por alguno de los humedales de la zona, aunque yo sólo llegué a “El Gancho”, en Ejea, donde además de varios cientos de gaviotas Reidoras / Black-headed gulls (Chroicocephalus ridibundus) y alguna anátidas, pudimos identificar un primer invierno de gaviota Cana / Common gull (Larus canus) que ya habían visto esa mañana en el vertedero de Ejea Lander y Sergio, y una posible gaviota Argéntea /  European herring gull (Larus argentatus) de segundo invierno, que también había sido ya detectada anteriormente por Sampietro. Tras esta visita rápida, nos pusimos cada uno en nuestro punto de observación.
Al llegar a Malvecino había ya unas 3000 grullas posadas en los campos al nordeste del embalse, la cosa pintaba bien.


Parte del bando presente al inicio del censo
Grullas llegando a los campos cercanos al embalse
Además de las grullas, había un número interesante de anátidas, entre las que sobresalían 39 ánades Rabudos / northern Pintail (Anas acuta), 36 ánades Silbones / Wigeon (Anas penelope), 2 Ansarones / Greylag goose (Anser anser) y un tarro Blanco / Common shelduck (Tadorna tadorna), especies poco frecuentes en Aragón.

Aspecto general de Malvecino con diversas especies de anátidas

Macho de Silbón (fotografiado en condiciones controladas)

Pareja de Ansarones en el embalse de Malvecino

Macho de ánade Rabudo fotografiado en la laguna de Dos Reinos
Iba cayendo la noche y llegaban más grullas. Estábamos en 3.790 cuando apareció en escena una amable agricultor con su tractor y trailla, que fue directo al bando de grullas, dio una vuelta en el campo, provocando una levantada general, y se fue por donde había venido.
Tractor levantando el bando de grullas
Levantada general provocada por el tractor
Tras unos minutos en el aire, las pacientes grullas volvieron a posarse otra vez en el mismo punto donde las había levantado el tractor. Seguía anocheciendo y seguían llegando grullas. Había 4150 posadas cuando llegó un joven montado en su Quad a toda velocidad y siguiendo el mismo recorrido que el tractor, directo al bando, una revuelta para levantarlas y media vuelta por donde había venido. Esta vez se ve que les molestó más, porque el bando se repartió, entrando unas 500 a dormir a la orilla oeste del embalse y quedándose otras 4000 en el punto inicial.

Motorista levantando por segunda vez el bando de grullas

Grullas desplazándose hacia la orilla opuesta del embalse tras la segunda molestia
Tras esta última molestia, llegó por fin la tranquilidad a Malvecino con un silencio roto tan sólo por las llamadas de las grullas que seguían entrando ya prácticamente a oscuras y el ulular de un búho real posado en el pinar.

Me retiraba a las 19:00 con 5.635 grullas y con un sentimiento enfrentado por lo impresionante del espectáculo que acababa de presenciar y lo indignante del comportamiento que esos impresentable con las grullas. En fin, tontos hay en todas partes! 

Grullas llegando a Malvecino ya casi sin luz

Idem

martes, 10 de enero de 2017

Programa de anillamiento de cigüeñas Blancas en Navarra / White stork ringing program in Navarra

Los reyes magos nos acaban de dejar un artículo recién publicado en Munibe (http://www.aranzadi.eus/fileadmin/docs/Munibe/mcn.2016.64.10.pdf) con los primeros resultados del proyecto de marcaje de pollos de cigüeña Blanca / White stork (Ciconia ciconia) en Navarra en el cual he tenido el placer de participar (ver http://www.cr-birding.org/node/194 o http://ciconiaciconia.blogspot.com.es/ para más información).

Pollos recién anillados en un nido de Corella

La cigüeña ha experimentado en las últimas décadas un notable incremento en España, tanto en la población reproductora como en la invernante (Molina & Del Moral, 2005). Navarra no ha sido una excepción, con un aumento del 843% de parejas reproductoras entre 1994 y 2015 (Molina & Del Moral, 2005; Gurelur, 2015), habiéndose estabilizado aparentemente en torno a las 952 parejas actuales (Gurelur, 2015). Sin embargo, hasta el momento no se había llevado a cabo ningún proyecto de marcaje en Navarra, por lo que existen grandes lagunas acerca de la dinámica de las colonias de cigüeña de la zona.
Colonia en Cortado (Azagra)
Colonia en edificio (Cortes)
Colonia en árbol (Sartaguda)
Estos 3 años de seguimiento han puesto de manifiesto el alto uso de los vertederos por parte de nuestras cigüeñas, tal y como ya se ha comprobado en otras poblaciones peninsulares (Muñoz-Arnanz  et al ., 2011; de la Casa-Resino et al ., 2014; Sanz-Aguilar  et al, 2015). Este comportamiento puede tener sus ventajas, pero también conlleva una serie de riesgos (Blanco 1996; Aguirre, 2006), que deberán ser analizados a lo largo del desarrollo del proyecto.

Cigüeña adulta V8W8 reproductora de la colonia de Corella fotografiada en el vertedero de Culebrete

También hemos comprobado de primera mano la importancia de las electrocuciones como una de las principales causas de muerte de las cigueñas (Garrido and Fernández-Cruz, 2003). Si además tenemos en cuenta que nuestros ejemplares procedían de colonias emplazadas en cortados, árboles o edificios, no en torretas electricas, asusta pensar en cuantas bajas por electrocución se produciran en los nidos ubicados en las torres de alta tensión!

Cido en torre de alta tensión

Y eso es todo, ahora todo el mundo a mirar las patas de las cigüeñas, a ver si entre todos vamos aprendiendo algo más sobre esta especie, muy común, pero no por eso menos interesante!


Aguirre, J.I. 2006. Factores que afectan a la supervivencia juvenil de la cigüeña blanca Ciconia ciconia . Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid. Madrid.
Blanco, G.  1996. Population dynamics and communal roosting of White Storks foraging at a Spanish refuse dump.  Colon. Waterbird. 19: 273-276.
De la Casa-Resino, I., Hernández-Moreno, D., Castellano, A., Pérez-López, M., and Soler, F.  2014. Breeding near a landfill may influence blood metals (Cd, Pb, Hg, Fe, Zn) and metalloids (Se, As) in white stork ( Ciconia ciconia ) nestlings.  Ecotoxicology 23: 1377-1386.
Garrido, J.R. and Fernández-Cruz, M. 2003. Effects of power lines on a White Stork  Ciconia ciconia population in central SpainArdeola 50: 191-200.
Gurelur, 2015. Fondo Navarro para la Protección del Medio Natural. Campaña Cigüeñas. Censos  cigüeñas 2015. http://www.gurelur.org/p/es/proyectos/campana-ciguenas.php
Molina, B. and Del Moral, J.C. 2005. La Cigüeña Blanca en España. VI Censo Internacional (2004). SEO/BirdLife. Madrid.
Muñoz-Arnanz, J., Sáez, M., Aguirre, J.I., Hiraldo, F., Baos, R., Pacepavicius, G., Alaee, M. and Jiménez, B. 2011. Predominance of BDE-209 and other higher brominated diphenyl ethers in eggs of White Stork ( Ciconia ciconia ) colonies from Spain.  Environ. Int. 37: 572-576.

Sanz-Aguilar, A., Jovani, R., Melián, C.J., Pradel, R. And Tella, J.L. 2015. Multi-event capture–recapture analysis reveals individual foraging specialization in a generalist species. Ecology 96: 1650-1660.

viernes, 23 de diciembre de 2016

17.464 Grullas, 48 aguiluchos Laguneros, 9 aguiluchos Pálidos y un imbécil / 17646 Cranes, 48 Marsh harriers, 9 Hen Harriers and a stupid.



Un invierno más, y ya son 4 con este,  Hector Bintanel, Sergio Gonzalez, F.J. Sampietro, Juan y Gonzalo Dean y un servidor nos acercamos al entorno de Ejea de los Caballeros para realizar la primera visita del censo de Grullas / Common crane (Grus grus) invernantes en la zona.

Bando de grullas en la formación típica en V

  Este censo se realiza de manera simultánea en toda la Península Ibérica y Marruecos y está coordinado por J.A. Román, A. Torrijos y A. Onrubia. Como novedad este año, se ha ido registrando también la migración activa de las grullas durante el paso post-nupcial, información que va cartografiando periódicamente y que está disponible en el siguiente enlace:

http://www.grusextremadura.org/migracion2016/

La metodología empleada es el recuento en dormideros, para lo cual hay que localizar los puntos donde se concentran las grullas para pasar la noche los días previos o incluso ese mismo día al amanecer, buscar puntos con buena visibilidad pero lo suficientemente alejados de las grullas como para evitar molestias y se cuentan las grullas cada 20 minutos desde las 16:00 hasta la caída del sol (ver Prieta and Del Moral, 2008 para más detalles).

Grullas posadas junto al carrizal de Sopeña

Pues bien, el caso es que sobre las 16:00 estaba yo colocado en un cabezo con buena visión de la balsa, o mejor dicho, del carrizal de Sopeña, con un bando unas 800 grullas posadas en un raso y otras 500 en un rastrojo de maíz y varios aguiluchos Laguneros / Marsh harrier (Circus aeruginosus) y pálidos / Hen harriers (Circus cyaneus) posados en varios puntos esperando para entrar a dormir al carrizal. Sin niebla, viento ni demasiado frío, todo iba perfecto y prometía un maravilloso atardecer contando grullas y aguiluchos.


Aguilucho lagunero posado en un rastrojo viejo antes de entrar al carrizal

Poco a poco, iban llegando más bandos, hasta tener un máximo de 1700 grullas posadas a las 17:00. Sin embargo, a eso de las 17:20 entró en escena un joven imbécil montado en un para-motor que, sin prestar atención al personaje con telescopio que le braceaba y gritaba desde lo alto de un cabezo indicándole que se desviase, se metió de lleno sobre el bando de grullas posadas, y empezó a dar una y otra vuelta sobre ellas. Como es lógico, las grullas levaron el vuelo, para gran satisfacción del inconsciente, que sin duda estaba disfrutando de lo lindo volando entre más de mil grullas asustadas. Hubo suerte y ninguna grulla se chocó contra el impresentable y menos mal, porque sino ya estaba liada y desde luego, nadie habría visto al humano como el único culpable, sino probablemente como el pobre aficionado al parapente que había sido víctima del aumento desmesurado de las grullas.

 
Para-motor volando entre las grullas que acababa de levantar

Para-motor cruzando a pocos metros de mi mientras yo le indicaba que se desviase



Tras los 20 minutos de actuación del humano volador, este decidió volver a casa antes de que cayese la noche, momento que aprovecharon varios grupos de grullas y aguiluchos para volver al dormidero. Finalmente, nos recogíamos a las 18:15 con 900 grullas posadas y 48 aguiluchos laguneros y 9 aguiluchos pálidos en el carrizal.

 
Bando de grullas volviendo al dormidero tras la espantada
  
El resto de compañeros tuvieron más suerte en los otros dormideros (2600+2144+7604+1850+2366), con un recuento total para la zona de 17.464 grullas! cifra record que ojalá siga aumentando en años venideros.

Prieta, J. and Del Moral, J.C. (2008). La grulla común invernante en España. Población en 2007 y método de censo. SEO/Birdlife, Madrid

viernes, 16 de diciembre de 2016

Seguimiento de aves comunes invernantes (SACIN) / Wintering common birds monitoring



El 29 de Noviembre, como cada año realicé la primera salida del Seguimiento de Aves Comunes Invernantes (SACIN), promovido por la SEO/Birdlife y englobado dentro de la European Bird Census Council (www.ebcc.info). Con un día expectacular de cielo raso y sin gota de viento salí de casa caminando, para empezar el recuento unos cientos de metros más abajo, justo en el puente de Andión sobre el rio Arga. El hecho de que este programa se base en censos a pié nos obliga por una vez a pasear despacio campo a través por nuestro entorno prestando atención a las especies comunes, esas que siempre están ahí y a las que casi nunca dedicamos tiempo.
Un ejemplo claro de estas son los Trigueros / Corn bunting (Emberiza calandra), el más discreto y más abundante de los escribanos de la zona, que tiene varios dormideros elegantes en Mendigorría, en una mancha de coscojas, en una línea de almendros perdidos y en una banda de carrizo.

Dormidero de Trigueros
 Asociado a estos, suele aparecer alguna otra especie de Escribano, como son los Soteños / Cirl bunting (Emberiza cirlus) o Palustres / Red bunting (Emberiza schoeniclus), especie esta última que, aunque parece haber descendido notablemente como invernante en el valle del Ebro, que en esta zona se ha mantenido estable aunque en bajo número.

Escribano palustre
Grupo de escribanos soteños




La que sí que ha caido en picado en mi cuadrícula, hasta el punto de no haber obtenido ni un sólo contacto este año, es la Perdiz roja / Red legged partridge (Alectoris rufa), especie hasta hace no mucho común pero que a día de hoy está de capa caída en la práctica totalidad de su área de distribución.




Por el contrario, los Ánades azulones / Mallard (Anas platyrhynchos) parecen estar pasando un buen momento. Desde que el entorno del río Arga se marcó como reserva de caza, su número ha ido incrementándose año tras año como invernantes en Mendigorría.


Bando de Ánades azulones descansando en el Arga a su paso por Mendigorría



Y es que las cosas son así, unas especies aumentan, otras disminuyen, a veces por la acción del hombre, a veces por motivos naturales, la mayoría de las veces sin que sepamos explicar del todo el porqué. Pero para eso hacemos estos censos, para al menos registrar los cambios y quién sabe, tal vez con el tiempo lleguemos a entender cuales fueron los motivos que causaron estos cambios.